Proyecto de Interculturalidad

PROYECTO INTERCULTURALIDAD

 

Activar una colaboración tendente a producir currículos que se puedan aplicar en diferentes niveles y tipologías escolares en Europa, centrados en Educación Intercultural prestando especial atención en prevenir el racismo/xenofobia y ligados al impacto de las migraciones europeas.

 

Hacer que la escuela sea consciente de que está constantemente cambiando y reinventándose a sí misma. Los beneficios pueden verse en la prosperidad económica europea y en su rica herencia cultural.

 

Hacer que el mundo de la escuela sea consciente de que las actuaciones culturales, sociales y políticas de los muchos pueblos que han vivido en Europa crearon y mantuvieron el potencial de las diferentes cualidades y atributos de la población europea.

 

Hacer que el mundo escolar sea consciente de que:

  • La U.E. se funda sobre los principios de libertad, democracia, respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales y del imperio de la ley. El derecho a la igualdad ante la ley y a la protección de todas las personas contra la discriminación son esenciales para las sociedades democráticas
    • Europa es un continente en que sus habitantes han desarrollado gradualmente los valores que subyacen al humanismo: igualdad entre personas, libertad y respeto a la razón.
  • La discriminación racial y étnica socava las bases de las sociedades democráticas y constituye una violación de los derechos fundamentales de sus víctimas
  • Los estados compuestos de identidades multiculturales y poblaciones minoritarias tienen un impacto positivo sobre las relaciones entre estados
  • Los incidentes sobre conductas xenófobas y discriminación, las expresiones de racismo y la extendida intolerancia para con los emigrantes, los refugiados y los que buscan asilo, constituyen un asunto de preocupación urgente
    • Desarrollar la prevención contra el racismo mediante la educación. La educación sobre los derechos humanos debe ocupar un papel más importante en nuestros sistemas educativos
    • Desarrollar la conciencia de que nada se conseguirá sin la implicación de la sociedad civil. Por esta razón el fortalecimiento de la sociedad civil y el apoyo a las Organizaciones no gubernamentales son pasos básicos en la lucha contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia.